Ablandar zapatos nuevos talon

Ablandar zapatos nuevos talon

Cómo ablandar los zapatos

Así que tienes un par de zapatos nuevos de tu diseñador favorito. (A algunas personas les gusta Marc Jacobs, pero yo prefiero Mark Down). Se ven muy bien, pero la parte trasera está un poco rígida o en el lado estrecho. Puede que tengan un aspecto estupendo y que tú te veas muy bien con ellos, pero duelen como el demonio. ¿Tenemos que sufrir por la belleza? No necesariamente.
Tener unos zapatos estrechos no está de moda. No sólo no parece muy elegante tambalearse con dolor, sino que puede causar graves problemas de salud. Según la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, llevar zapatos demasiado apretados puede provocar problemas dolorosos como juanetes, dedos en martillo, callos, uñas encarnadas, ampollas y robos de Navidad.
Bueno, quizá no tanto esto último. Sin embargo, puede obligar a los dedos de los pies a cruzarse entre sí. Si tienes diabetes, eso puede añadir otra larga lista de complicaciones. Tiene que haber alguna forma de ablandar esos zapatos para que sean más fáciles de llevar o quizás para estirarlos. Resulta que no hay sólo una forma, sino varias. Lee lo siguiente y averigua cuál es la más factible para ti.

El zapato se clava en el talón

¡Sería un sueño absoluto si pudiéramos evitar el roce y las ampollas de los zapatos nuevos! Acabamos de comprar un par de zapatos y sentimos este problema. Es difícil estar entre dos tallas y tener el problema de estar siempre demasiado apretado o flojo en los zapatos.
Normalmente, los zapatos de cuero se aflojan de forma natural a medida que los llevas de un sitio a otro, ¡pero todo ese proceso puede llevar semanas!  Por suerte, hay formas de hacerlo sin destrozarte los pies. Sigue leyendo para conocer nuestros mejores consejos sobre cómo estirar y ablandar tus zapatos nuevos:
En primer lugar, cúbrete los pies con uno o dos pares de calcetines (¡cuanto más gruesos, mejor!) y luego ponte los zapatos en cuestión. Mantén un secador de pelo en las partes del zapato que estén más apretadas mientras flexionas o mueves los pies. Esto ayudará a estirar los zapatos de cuero. Asegúrate de dejar que los zapatos se enfríen con los pies todavía dentro.
¡No es lo que estás pensando! Utiliza el dorso de una cuchara para imitar el efecto de tu pie. Trabaja furiosamente en el talón o en cualquier lugar donde un par de zapatos estén rozando. Hará que se suavicen esos lugares más estrechos y apretados.

Cómo evitar que los zapatos rocen la parte posterior del talón

La emoción de estrenar unos zapatos nuevos puede desaparecer rápidamente entre el dolor de estrenarlos. Uno de los principales culpables de esto es la parte trasera de los zapatos, una zona que suele ser un parche duro de material que provoca unas desagradables, incómodas y francamente dolorosas ampollas en los talones.
¿Cómo ablandar la parte trasera de los zapatos nuevos? Para evitar las ampollas, uno podría optar por guardar los zapatos en el armario, pero después de gastar todo ese dinero en ellos, hay que poder lucirlos. Por eso, estamos aquí para indicarte las cosas que puedes hacer y los pasos que puedes dar para ayudarte a llevar tus zapatos nuevos cómodamente sin que te hagan daño.
Los siguientes son los métodos probados que puedes utilizar para ablandar tus zapatos de cuero duro. Te hemos ahorrado el estrés de descubrir los que funcionan y los que no, y nuestra lista curada te dará opciones sobre cuál usar.
El jabón no sólo sirve para bañarse o lavarse, resulta que también puede utilizarse para ablandar tus zapatos de piel nuevos, especialmente la parte trasera de los mismos. Todo lo que tienes que hacer es utilizar una porción de jabón, generalmente pequeña, en el interior de la parte trasera de tus zapatos.

Ampollas en la parte posterior del talón por los zapatos nuevos

Así que tienes un par de zapatos nuevos de tu diseñador favorito. (A algunas personas les gusta Marc Jacobs, pero yo prefiero Mark Down). Se ven muy bien, pero la parte trasera es un poco rígida o está en el lado estrecho. Puede que tengan un aspecto estupendo y que tú te veas muy bien con ellos, pero duelen como el demonio. ¿Tenemos que sufrir por la belleza? No necesariamente.
Tener unos zapatos estrechos no está de moda. No sólo no parece muy elegante tambalearse con dolor, sino que puede causar graves problemas de salud. Según la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, llevar zapatos demasiado apretados puede provocar problemas dolorosos como juanetes, dedos en martillo, callos, uñas encarnadas, ampollas y robos de Navidad.
Bueno, quizá no tanto esto último. Sin embargo, puede obligar a los dedos de los pies a cruzarse entre sí. Si tienes diabetes, eso puede añadir otra larga lista de complicaciones. Tiene que haber alguna forma de ablandar esos zapatos para que sean más fáciles de llevar o quizás para estirarlos. Resulta que no hay sólo una forma, sino varias. Lee lo siguiente y averigua cuál es la más factible para ti.